Chapucillas


Ir al Contenido

Menú Principal:


Chapucilla 77

Chapucilla 51-100




Funcionamiento y avería regulador de gas

Visualizar pantalla completaAnteriorPlaySiguiente


Esta "Chapucilla" trata de explicar el funcionamiento y averías de un regulador de gas, como el de nuestras ACs (MH), y para estudiarlo, es requisito imprescindible su desmontaje, operación ésta sin retorno, debido a su cierre estanco, es por lo que utilizaremos un regulador desechado.

En primer lugar, veremos los elementos que integran este aparato, para ello procedemos a su apertura de una forma agresiva, única manera. Tras retirar su capuchón superior, observamos en su interior un muelle que presiona entre el capuchón y una membrana de goma.

Retiramos el muelle y levantamos la membrana, viendo que esta lleva adosado y por su cara inferior, una especie de anilla metálica, que va unida mediante remache a la arandela situada en la cara superior de dicha membrana.

En el interior del cuerpo metálico del regulador, observamos un balancín, unido al regulador por un eje, cuyo brazo más largo se introduce por el interior de la anilla antes mencionada, observad en la foto nº 6 la gran cantidad de partículas adheridas al cuerpo del regulador, partículas provenientes de los diferentes depósitos ó bombonas de gas utilizadas a lo largo del tiempo. Dichas partículas, cualquiera de ellas, hubieran obstruido el paso calibrado de los distintos chiclés de los electrodomésticos, pero no ocurrió así, y esta es la demostración del resultado de un sistema ideado por "Chapucillas", el cual será dado a conocer en un próximo tema.

Retiramos dicho balancín y observamos que éste, por su cara oculta, lleva adosada una pequeña goma, que hace la función de válvula de cierre del paso de gas, sobre un pequeño agujero calibrado situado dentro del cuerpo del regulador.


Funcionamiento del regulador

En primer lugar debo mencionar que el gas alojado en la botella, sale al exterior a través de una caperuza, la cual permite la libre salida del gas sin limitador de presión alguno, el gas entra por un conducto situado por la parte de la tuerca de latón y accede al interior del regulador por la parte situada entre la membrana y el cuerpo inferior de éste, pasando previamente por un agujero, el cual limita ó restringe el paso de gas en primera instancia.

El balancín se encuentra en posición de abierto, posición ésta obligada por mandato del muelle, una vez el gas penetra en el interior del regulador, empuja por presión a la membrana hacia arriba, comprimiendo el muelle, hasta el punto donde dicho muelle haya sido tarado (respecto a la presión de gas alojada en la botella), dicha membrana al subir es acompañada forzosamente por el brazo del balancín, cuyo otro extremo bascula y obstaculiza o restringe la entrada del gas por el agujero antes mencionado, en una cantidad ya estudiada y calibrada al efecto, proporcionando una presión equilibrada a las necesidades de nuestros electrodomésticos, que es de 37 mb con este regulador en concreto.

Llegando a la conclusión, de que la diferencia entre unos reguladores de 28 mb, 30 mb, 37 mb o 50 mb, etc., no es otra que el calibrado de presión ejercido por los muelles en cada caso.


Avería de un regulador

Un regulador no es eterno, por lo tanto, puede averiarse ó estropearse para nuestras necesidades, de las siguientes maneras:

Por degradación: Que su membrana se haya perforado por degradación de la propia goma, lo cual daría lugar a perdida de gas. Esta avería es muy peligrosa para los ocupantes del vehículo, ya que dicho gas saldrá al exterior por un diminuto orificio existente en la parte superior del regulador, mas concretamente en su capuchón (orificio cuya misión es evitar que haya contra-presión en la cámara del muelle al ser comprimido éste por acción del gas en la cara inferior de la membrana de goma).

Por fatiga: Que no proporcione la presión adecuada para el buen rendimiento de nuestros electrodomésticos, caudal de presión éste siempre inferior al requerido por estos. Esta avería viene provocada por "fatiga" del muelle (esta es la avería más normal y frecuente). Cuando ocurre esto, el muelle cede más de lo normal y por lo tanto la membrana sube más, haciendo que el balancín reduzca más la entrada de gas en el regulador, teniendo como consecuencia una disminución de presión en milibares, hecho que permite seguir funcionando a nuestros electrodomésticos, pero con un rendimiento energético muy inferior al que nos tienen acostumbrados, haciéndonos creer que estos se hayan averiados, cuando la culpa no es de ellos.

Se puede comprobar, comparando entre dos reguladores de gas de la misma tara, ¿cual de ellos está en mejor estado de utilización?, simplemente, con estos en la mano (desconectados del circuito de gas), aspiramos con la boca por el extremo de su salida de gas, a uno y a otro. El que en mejor estado se halle, es en el que notaremos una mayor aspiración de caudal de aire.

Por experiencia propia hemos llegado a la conclusión de que la vida útil de un regulador de propano, sometido a presión de gas constantemente, ronda en torno a los 5 años, incluso algo menos, aconsejando por mi parte, el llevar en dotación un regulador apropiado de repuesto. Su coste es bajo, en torno a los 10€ en el caso concreto del que hemos utilizado para éste estudio.


Todo esto y muchos más temas en:

http://chapucillas.acmur.es


Inicio | Importante | Webs amigas | Chapucilla 1-50 | Chapucilla 51-100 | Chapucilla 101-150 | Chapucilla 151-200 | Chapucilla 201-250 | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal